“El buen diseño trasciende y se sobrepone a cualquier soporte”


Mientras nos preparamos para ÑH2019 hablamos con Alejandro Tumas, diseñador gráfico, consultor y docente universitario, que será jurado en los Premios ÑH y ponente en el Congreso de Buenos Aires (Argentina) el 10 y 11 de octubre.

Diseñador gráfico (UBA), nacido en Uruguay y radicado en Argentina desde 1975. Su carrera profesional comienza en los años 90 como diseñador en el grupo Multimedios América. Desde 1995 hasta 2016 trabajó como infógrafo y luego como director del departamento de Infografía de Clarín. Entre 2008 y 2009 se trasladó a Washington DC, donde se desempeñó como Senior Graphics Editor en National Geographic Magazine. Ha dado conferencias, seminarios, talleres y asesorías en USA, México, Canadá, España, Brasil, Perú, Bolivia, Chile, Uruguay y Argentina. Acreedor de varios premios de la Society for News Design, Society of Publication Designers (SPD), SND-E y Malofiej, por sus trabajos en National Geographic y Clarín. Actualmente es docente universitario y realiza consultorías para medios y empresas.

¿Diseño es para ti…? 

Diseñar consiste en preconfigurar posibles soluciones a determinados problemas. Esto se aplica a múltiples actividades humanas. Interviene en la industria, comercio, actividades culturales: desde objetos físicos o tangibles a los virtuales propios del ámbito digital. Por supuesto, el diseño de información integra este universo y es a partir de la evolución exponencial de los últimos 20 años que se ha convertido sin duda en uno de los más influyentes del campo proyectual. La proliferación de los datos o Big Data ha creado un terreno fértil, como nunca antes, para el desarrollo de nuevas formas comunicacionales donde se pretende representar ese caos en mensajes inteligibles.

¿Cuáles son tus referencias obligadas?

La actividad docente me exige recurrir a los clásicos obligatorios, que consulto y recomiendo siempre: Teóricos como Edward Tufte, Jacques Bertin, Abraham Moles, Joan Costa, Willard Brinton. O bien prácticos: Otto Neurat (Gerd Arntz en realidad), William Playfair, Charles Minard.

¿Qué publicación, impresa o digital, te ha sorprendido más este año?

No estoy seguro de una en particular, los medios impresos transitan una crisis por todos conocida que impide que surjan productos novedosos. Son muy pocos los periódicos en papel que suman recursos para mejorar la calidad, se saben con sentencia incierta y transitan estos tiempos como pueden y con reglas de juego en constante cambio. No es casual que los puestos de diario se parezcan más a pequeñas jugueterías que a portadores de productos editoriales. En el mundo digital existen más alternativas aunque predominan los clásicos como: NYT, Vox, The Guardian, NGM, FiveThirtyEight, etc.

¿Qué es lo más importante que has aprendido en tu carrera? ¿Y en tu posición actual?

Nos ha tocado vivir una era de constantes transformaciones, tal vez de las más vertiginosas de la historia. Ante eso, fue necesario ir asimilando y adaptándose a la vez ante esos cambios. Cambios no sólo del orden tecnológico, que de por sí mutar de lo analógico a digital ha sido quizá el más traumático, sino también de formas de trabajo, conformación de proyectos y nuevas configuraciones. Pero lo interesante es que, a pesar de todo esto, la esencia primordial del diseño de información fue siempre la misma: comunicar de manera eficaz, de forma clara y comprensible, un mensaje determinado.

La confirmación de tal afirmación la vemos por ejemplo en trabajos de hace 50 o 60 años de la revista Fortune donde se aprecian trabajos de una contundencia y vigencia sorprendente. Es así que el buen diseño trasciende y se sobrepone a cualquier soporte circunstancial de cada momento.

¿Qué nos vas a contar en este ÑH2019?

En las ocasiones en que formé parte de un jurado (Malofiej y SND), pude tener un panorama acerca del estado de la disciplina actual a nivel mundial. Y esto, a pesar de lo agotadoras que suelen ser esas jornadas, es un privilegio al cual muchos profesionales del medio desearían poder transitar. Pero resulta paradoja que luego de revisar y analizar cientos de trabajos, por la propia dinámica de los concursos, sólo llegue a la luz del público aquellos que han sido premiados, el resto termina en un oscuro cesto de basura. Por qué no aprovechar de antemano ese volumen de múltiples trabajos presentados e intentar moldear un relato que dé cuenta del estado de situación, tendencias y estilos, nutrido de esa masa en crudo y no de una porción sesgada por el tamiz propio de la competencia.

Categories